martes, 23 de junio de 2009

La historia de los monos de la isla de mierda

- ¿ Conoces la historia de los monos de la isla de mierda? - le pregunté a Noboru Wataya.
Negó con la cabeza, sin ningún signo de interés.
- No la conozco.
- En un lugano había una isla de mierda. No tenía nombre. No valía la pena ponerle ninguno. Era un isla de mierda con forma de mierda. Allí crecían palmeras con forma de mierda. Y las palmeras daban cocos que olían a mierda. Pero allí vivían monos de mierda que adoraban los cocos que olían a mierda. Y cagaban mierda de mierda. La mierda caía al suelo, aumentaba la capa de mierda y las palmeras de mierda que allí crecían eran cada vez más de mierda. Un círculo vicioso. - Me bebí el resto del café-. Mirándote, me he acordado de la historia de la isla de mierda - le dije a Noboru Wataya-. A lo que me refiero es que hay un tipo de mierda, un tipo de podredumbre, cierta tenebrosidad que se autoalimenta y, formando un círculo vicioso, crece con celeridad. Cuando se sobrepasa cierto punto, nadie lo puede detener. Ni siquiera la persona interesada.
Haruki Murakami. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.

14 comentarios:

Mildolores dijo...

Una historia interesante, que no de mierda.

inma dijo...

Muy bueno el mensaje...

davidiego dijo...

y las moscas felices, espero que por lo menos hubiera variedad...

http://davidiego.blogspot.com/2009/05/pequenas-cosas-divulgacion-cientifica.html

Rachel dijo...

Me gustó ya cuando me lo léiste.Gran metáfora y mejor moraleja.
Lo mejor: (...)mirándote, me he acordado de la historia de la isla de mierda (...)

Furacán dijo...

Muy buena

Ramón Doval dijo...

Aromática entrada, con moraleja.

Atalanta dijo...

Por partes que me he puesto al día.

1. La mierda. Lamentablemente aplicable a mucho de lo que nos rodea. De Murakami leí "Tokio Blues" que me encantó. Un tipo curioso. Tengo que seguir con alguno más.

2. La Pedriza. Todos los madrileños habláis de ella y yo sin conocerla. Algún día me acerco.

3. Rollo. Efectivamente, difícil de hacer entender que hacemos lo que hacemos porque nos gusta. Así de simple.

Dani dijo...

En este post algo me huele mal...

Juankir dijo...

yo, a lo mío, releyendo clásicos. Ahora estoy con el alcalde de zalamea. Cuando me conecte con el ordenador y no con el móvil haré un homenaje al IM de parte de calderón. Será un artículo tan mierda como el tuyo!

akela-mae dijo...

Pues ....¡¡¡a la mierdaaaaaaaa!!! aquí huele a caquita.

Besicos

Nutria dijo...

Sería interesante rastrear el proceso mental que te ha llevado a narrarnos tan pedagógica fábula, compañero.

Por cierto, que se lo estoy contando al personal: me operan la clavícula el 7 de julio.

Nacho Cembellín dijo...

Lo he leido... lo se nutria... suerte y ya verás lo pronto que te recuperas.

Perséfone dijo...

Qué metáfora tan gráfica. Y hasta diría que, en cierto modo, es demasiado real...

Un saludo.

Juan Gabriel Urtecho Flores dijo...

Noburu Watataya es una mierda