domingo, 9 de noviembre de 2008

Torpe, soy torpe y qué.

Soy un tipo normal. Vivo en una ciudad normal, visto de una forma normal y mis amigos son parecidos a mi, ni muy listos ni muy tontos, con trabajos normales, aficiones sencillas y familias tipo, es decir, algunos viven solos por decisión o por circunstancias varias y saltan de flor en flor cuando pueden o les dejan, soñando mientras tanto con el amor verdadero. Otros viven en pareja y no dejan de preguntarse cómo han llegado hasta semejante situación, trabajan para su trabajo, sus hijos y su cónyuge y piensan que esto no es lo que soñaron hace tiempo. Gente normal, gente sencilla y claro así no se puede, yo lo que quiero es ser una persona cargada de vivencias y manías, ser un retorcido observador social ávido por tener una visión inquina y crítica de quienes me rodean. Me gustaría ser gey, oscuro o indi porqué no.

Y es que yo lo que quiero es ser escritor y claro, a quién le importa que hoy me haya levantado como cada mañana a las cinco de la mañana y haberme despertado una vez más sólo y empalmado. Después de haber intentado acabar mi paja matutina, momento el cual será el más excitante del día. Sin contar claro con la puñetera caldera que como siempre decide recordarme que el agua caliente adormece, estoy por pedirle matrimonio ninguna mujer me acelera tanto el pulso.

Si es que así no se puede hombre, imagina tú que hubiera sido de "A sangre fría" si Truman Capote no hubiera sido alcohólico, drogadicto, homosexual y genio..., bueno yo al menos soy buena gente aunque quizás un poco mezquino, eso si, que no todo va a ser bueno. Y es que lo que más me jode es la prepotencia de aquellos que se creen especiales y no dejan de demostrarlo. Sin ir más lejos mi vecino del bajo. Vive sólo, con su perro, un perro maricón de esos que llevan los abuelos y los niños al parque. No se dará cuenta lo ridículo que se le ve cuando vestido de marciano se va a correr dios sabe a donde martirizando al pobre chucho que desmelenado le persigue. Maricón, seguro que es maricón. Un tío de casi 40 años no puede seguir preocupado por tener barriga y mucho menos depilarse la piernas como hace él. Pero oye, allá con él y su organismo, seguro que este si escribe pero mariconadas claro.

¡Miralé! si antes hablo, ahí le teneis en la entrada de la urbanización haciendo ejercicios deportivos mientras su perro se revuelca en el césped... qué hay vecino??... vecino, vecino???, joder, el cabrón no se sabe ni mi nombre.... qué, con tu deporte, no cambias eh??... siempre la misma conversación, insustancial, falsa ni a mi me importa su vida y seguro que menos le importa a él la mía... siempre me pregunto cómo puedes tener tanta fuerza de voluntad... no hombre, fuerza de voluntad es la tuya cuando cada día te levantas a las cinco para ir a currar... hijo de... el cabrón lo sabe, sabe que tengo una mierda de trabajo en un almacén como supervisor de mercancías... si, ya ves, no como tú, que siempre te veo liado con cosas de esas que a ti te gustan pero trabajar poco eh??... le digo con una sonrisa, falsa, mientras levanta una pierna y la apoya en lo alto del muro que sostiene las jardineras. Parece como si se fuera a romper... eso debe de doler... para mejorar hay que sufrir, ya sabes tú... Gilipollas!!! grito dentro de mi... bueno "VECINO" te dejo. Entonces, sin saber porqué y a cuento de qué, me da por darle una patada en plan colega en la pierna que apoya en el suelo, tan bien se la doy que lo que hago es hacerle un barrido y dando media pirueta se estampa contra el suelo dándose de morros... ¡¡¡Joder!!!... ostias, ostias, perdona!!!... mi nariz, joder, mi nariz me la he roto.... coño el día se empezó a alegrar, el guapito de cara de los cojones sangra como un cerdo y me mira con incredulidad ante la acción que yo y mi torpeza he provocado... tío lo siento (y una mierda), lo siento muchísismo (y una mierda, jodete cabrón), espera que llamo una ambulancia... le decía mientras contenía una necesidad de descojonarme ante él a pecho descubierto, ahí estaba el pobre imbécil, retorciendose de dolor y sin la posibilidad de venganza ante mi torpeza. Y es que no siempre es malo ni aburrido ser un triste torpe.

14 comentarios:

Maldita inocencia dijo...

Uff pues yo he visto un tipo algo envidioso,cínico, retorcido,homófobo..y un pelín cruel no? Es un personaje no? :(
Besos

Nacho Cembellín dijo...

Si...

Maldita inocencia dijo...

Ay menos mal!! Que se me estaba cayendo un mito... ;)

Nacho Cembellín dijo...

Jajajaja... anda ya. Besos y escribe que a ti se te da mejor.

Nutria dijo...

Vaya, Nacho, a lo mejor para ser escritor hace falta un poquillo más de empatía (que no simpatía). Saber porque el pollo en cuestión es como es, luego sentir pena por el pobre diablo... y sólo partirle el tabique nasal en defensa propia.

Pero eso sí, siempre mola escribir que al vecino que odias le partes el tabique. Se disfruta mucho más que sólo imaginándolo.

Otra de mis jodías sugerencias: ¿has visto American Beauty?

Esperanza dijo...

Pues al menos el maricón no hace daño a nadie. Hay una tía que llegó nueva hace un año a mi urbanización.... PObres criaturitas!!! Esa casa debe estar llena de mierda porque a esa solo se la ve salir con la bici o corriendo. Siempre se la ve con tios. ¡Pobres criaturitas! El otro día me la encontré en el super con el carro lleno de pizzas y pasta congelada..... Pobres criaturitas!

txapelduna dijo...

ávido, Nacho, ávido ....
No está mal, mantiene la tensión, me gusta

Elisa dijo...

qué susto!!, hasta el punto en el que hablas del curro de mierda que tiene tu personaje, todo me encajaba con tu persona, jejejejeje.

Me mola!!, un beso, kamikaze!!

akela dijo...

Madre mía por un momento me estaba pasando como a Maldita Inocencia.... ¡¡un mito a la porra!!!, pero no, no podía ser Nachete ¡¡no le rompería la nariz a nadie!!

Pues nada a seguir practicando que igual algún día puedo decir que soy "amiguita" de un Nobel o premio Planeta.

Me ha gustado "idealista-niñero".
Besicos.

Nacho Cembellín dijo...

ávido, ávido, ávido, ávido, ávido, ávido, ávido, ávido, ávido,ávido,.... y vale que con diez veces no lo olvido. Joder!!!;)

Ramón Doval dijo...

A avido un herror, kreo. El ritmo, bueno; la trama, muy realista; la estructura, mejorable...; la audiencia, inmejorable (disculpa, no sabía que habías prohibido la entrada a hombres, ¡hasta siempre!).

Nacho Cembellín dijo...

Jajajaja... para nada Ramón!!!. No serás una tía disfrada de Ramón Doval??!!!???....;)

ATALANTA dijo...

Ostras, tron. Según iba avanzando, me decía éste tío es un amargado y un macarra. Buen relato corto.

Nutria dijo...

Cagüen la mar... :-D :-D