viernes, 15 de mayo de 2009

Tiempo en tan poco espacio.


No era muy alta pero sus formas eran tan sugerentes que era difícil no mirarla. Parecía una conjura, cada día me cruzaba con ella varias veces y sus ojos buscaban los mios imprimiendo una mirada de cazadora que yo evadía como animal de presa. Me tenía loco, me imaginaba sus tetas y su culo botar encima de mi mientras la penetraba con ansia como si nunca antes lo hubiera hecho. Pero aunque la carga sexual era evidente aún no había cruzado con ella ni una palabra, nada, solo miradas.
Era tarde, apuraba un café antes de irme a casa cuando una mano femenina dejaba una nota al lado de mi taza mientras su antebrazo rozaba mi cintura. Recogeme en la salida del parking; solo conseguí ver como unos tacones salían de la cafetería. En situaciones así es cuando más me acuerdo de la relatividad del tiempo y del espacio que diría un genio, las imágenes son borrosas y dejan estelas en movimiento, el sonido se rompe, el olfato y el gusto se secan y el tacto se vuelve húmedo. No lo pensé, ni siquiera me despedí dejé una moneda y marche en busca de mi coche.


Llevaba un vestido de cintura alta, de esos que destacan el pecho y muestran las piernas un poco por encima de la rodilla. Se había soltado el pelo y quitado la chaqueta que llevaba en la oficina dejando ver sus hombros. Subió al coche mientras se colocaba las gafas de sol encima de la cabeza despejando su cabello del rostro. Sal a la autovía en dirección a Burgos es muy cerca, tranquilo. Y sonrió, mientras bajaba el parasol abriendo el espejo del mismo. Mi padre me enseñó que en determinadas situaciones es mejor no hablar, sólo observar y esperar. Y así, mientras automáticamente conducía observaba a mi acompañante cómo comprobaba la perfección de su rostro en aquel diminuto espejo. Se movía segura y tranquila, sabedora de nuestro futuro próximo.
En la próxima salida sal, es la primera urbanización que encontraremos. La seguí camino al portal mientras ella miraba de reojo mi posición, el espacio y el tiempo no habían dejado de ser borrosos y rápidos, demasiado rápidos. Ya dentro del ascensor me miró y me dijo: Se te ha comido la lengua un gato??... no, es que... mira no se cómo te... calla, sólo quiero que me folles, que me folles hasta reventar. Un escalofrío partió desde mi nuca inflando mi polla aprisionada por el maldito vaquero. La acerqué a mi notando el sedoso tacto de su vestido y la firmeza de su diminuta cintura a la vez que la besé. Labios carnosos y cálidos me comían la boca mientras la apretaba hacía mi sintiendo sus tetas aplastadas en mi pecho. Mis manos recorrían su espalda, descubriendo una piel fina, suave, extremadamente sedosa buscando su culo, redondo y femenino, cargado de fantasías que en breve serían realidad. De su boca había pasado al cuello cuando el ascensor paró bruscamente, pero seguimos fundidos mientras las puertas se abrían y volvían a cerrar. No me dirás que quieres que lo hagamos aquí... claro que no, la respondía con una mirada que había pasado del absoluto estupor a una fijación felina y salvaje que entrecerraba y concentraba mi mirada.

Abrió la puerta de su casa lentamente dandome tiempo a que apretara mis caderas contra su culo mientras mis manos aferraban sus tetas y deboraba su cuello. Sobraba todo, las palabras, la ropa y el espacio, el espacio entre ella y yo que cada vez era menor. Mis manos habían palpado como si de ojos de un ciego se trataran todo su cuerpo y mi boca seguía por donde ellas habían abierto camino. Su raja me llamaba hinchando mi miembro a limites imposibles. Mis dedos convertidos en apéndices genitales se introducían con vida propia dentro de ella mientras sus gemidos de diosa empezaban a embriagar mi mente ahora si, perversa. No era cuestión de prolongarse, no era cuestión de juegos que alzaran la temperatura, no era tiempo de hacer tiempo, era momento de fundirme en ella, de poseerla hasta reventar y sin pensar dejando hacer a mi cuerpo la penetré, firme y profundamente.

Del recibidor pasamos a un salón creo que espacioso con unos ventanales enormes por el que la luz del atardecer pintaba la piel de un cuerpo que se clavaba en el mio a cada envite de todo yo. Turgencia, voluptuosidad y olor a hembra todo junto, orgía para mis sentidos. Mi corazón cabalgaba furioso entre mis huevos queriendo a cada envite escapar. Ahora si, ahora era un hombre sin mente la cual había dejado pasar mi lado animal. Lenguaje indeterminado entre dos seres que unidos por un fin común, rujian y gruñían no más. Su coño no podía apretar más mi rabo que a cada envite se esforzaba por no dejar escapar todo el tiempo que quería hacer eterno.

Bebí de su jugo, me empapé en él, me introduje en cada agujero, en cada rincón de aquel magnifico cuerpo, de aquella hembra sin par. Lujuriosa y tremenda, plena y lasciva. No se aprende a follar así, se siente y punto, se hace y ya está, te entregas y no hay manual sólo placer. Encima de ella agarrandole la nuca intentando minimizar aún más el espacio ella clavaba sus manos en mi culo, rasgando mi piel, dolor inflingido que sin embargo sólo servía de acicate a mi frenesí. Rotundo, entras en un ciclo sin fin en el que el ritmo es tan fuerte como la cadencia, juntos a un compás salvaje bailamos al son del placer, de la búsqueda de la postura perfecta del continuo increschendo para retener y recuperar. Sudor caliente, viscoso tacto, sonrisa burlona, rubor y grito junto a su orgasmo y es tanto el gozo que estallo de placer, rujo como un puto animal y muero. No hubo dominador ni dominado, fue una lucha por igual. El tiempo de nuevo, sin espacio entre ambos voló hasta el amanecer cuando sin saber ni cómo ni cuándo desperté sobre una cama a la cual no recuerdo como llegué. Encima de la almohada una nota me dejaba un número de teléfono, un nombre y una nota.... Escribe tú el siguiente capitulo.
Gracias a Maldita inocencia y a Shang Yue por la inspiración que me han brindado y les pido me perdonen por jugar con un genero que ellas SI dominan.
Las fotos las podeis encontrar en Aphrodita magnifico blog descubierto tambien gracias a Maldita inocencia.

22 comentarios:

Esperanza dijo...

Vaya!!! Henry "Chulojoputa" Miller!!!!

Tendrás que avisar de estas cosas para que no me ponga a blogear con los niños por aquí rulando.

davidiego dijo...

me da que hoy te has saltado las series de mil...

Dani dijo...

Por partes:

- La primera foto... ¿es de Helmut Newton? Eso espero

- ¿Te pusiste condón?

- La última foto, ¿es un anal en toda regla?

- Siguiente capítulo: "Se casaron, fueron felices y dejaron de follar así"

Nacho Cembellín dijo...

Espe, ya sabes a lo que te a tienes.
Chulo, 8 x escaleras a mogollón + 2 minutos acabando los ultimos 30" a 170 pulsaciones. Hora y veinte en totarrr.
Dani:
- No, Aphrodita.
- No, es una mezcla de mil realidades.
- Si, of course. Pleno, completo y complacido.

Mildolores dijo...

Juerrr, me voy a entrenar antes de que se me salten las revolucionadas hormonas por el balcón.
Pensaré en el próximo capítulo, pero serás tú quien le dé forma, que se te da muy bien.

Rachel dijo...

Bueno, elegante y sugerente.
Me ha gustado.;)

diego dijo...

barato te tomas tu los cafeses. " deje una moneda y me fui"... cuando vuelvas por alli te diran que les debes unos 2o centimos ;-)

edecast dijo...

Esta historia la has cambiado un poco, ¿no? Es prácticamente igual a aquella que contaste hace tiempo del repartidor de pizzas que todos los viernes te llevaba la "4 Quesos" a casa... Yo juraría que es la misma...

ángel dijo...

Muy bueno, como las fotos de Dahmane con las que lo ilustras.



Saludos...

Shang Yue dijo...

Nacho, no se puede pedir perdón por responder a la nota de una extraña y gozarla así de bien.

gracias a tí por sentirte inspirado conmigo.
ah, y me gusta como juegas.

repite.
repite.

inma dijo...

Me ha pasado lo mismo que a ESPE...

Ahora lo he terminado de leer..

Ha sido elegante y sobre todo es bueno no solo hablar de triatlon.. que tu ya lo haces..

Elisa dijo...

esto es un tri trasladado a la vida chechuaaaaaaaaaaaaaarrrrrrrr!! ;O)

Shang Yue dijo...

eres excesivo, porque el exceso lo puede todo en una situación como la que narras.

Isadora dijo...

Vaya, vaya!!!!!
Hay que ver que buenas historias te brotan cuando te entra la inspiración, eh???
;)

Ramón Doval dijo...

ADVERTENCIA DE CONTENIDO: El blog que vas a ver puede incluir contenido sólo apto para adultos...
¡Te van a poner un filtro de estos para entrar! Acaba de pasar por aquí mi jefe y le han encantado las fotos.

Maldita inocencia dijo...

Lo has hecho tan bien que ya me puedo ir pensando en retirarme...

Muchas gracias por el guiño Nacho, y por el cariño que se te intuye.

Un besazo

POEM dijo...

jaja
tanto triatlón

estás entrenado para el sexo a morir...

este cuento quema

mmme pones a mil...

Nacho Cembellín dijo...

A la orden Mildo...
Chulo, 60 cts en mi curro, aun me devuelven 40.
Enriquito, mi amor, te has confundido con el último video que has visto en Redtuve.
Bien venido Angel... no conocía a Dahmane, como decía en el post pertenece a la dirección que indico, siempre es la misma modelo y me da que tb es la autora Aphrodita.
Shang Yue, lo haré... ya veremos cuando.
Inma, ya sabes, de lo que menos hablo es de tri.
Elisaaaaa, guapa.
Isadora, sólo a veces.
Ramón que no, que no he dicho nada que nadie conozca o no deba conocer..;-).
Maldita, años luz... de cualquier forma, lo mismo digo ;-).
Poem, bien venida. Bien lo sabes tú, es lo bueno de estar a tope fisicamente que eres capaz de hacer fuego ;-).

Talin dijo...

Leches creí queme había equivocado de blog....

MentesSueltas dijo...

Tremendo relato, bellisimo.

Te abrazo
MentesSueltas

Nacho Cembellín dijo...

Talin, unos d emis profesores de fotografía me invitaba a explotar un sólo tema, yo nunca fui capaz... pues con el blog igual.
Bienvenido desde Buenos Aires MentesSueltas... joder como me gusta tu ciudad. Gracias!!!

Perséfone dijo...

Caramba, Nacho... Pues debo decir que para no dominar el juego has salido bastante bien parado.

A todo esto ¿qué sería dela vida sin esa emoción y sin ese tipo de locuras?

A veces es genial dejar escapar ese instinto animal sin más.

Me ha encantado el relato.

Un saludo.