viernes, 21 de marzo de 2008

Hoy 175 km y 20 minutos de carrera a pie.









De repente, llega un día y te das cuenta que ese que sale en la tele y que acaba de hacer una pelicula o ricebe un premio importantisimo o simplemente trabaja en algo que tu crees interesante, es no sólo más joven que tú sino mucho más joven!!!

Si, nos pasamos la vida diciendo, aún estoy a tiempo, me da tiempo de sobra o... yo algún día tambien lo haré. No soy persona de esperar o no hacer pero si de estar atento de cual es el momento y a veces, sólo a veces, pienso que en vez de esperar debería ser yo quien fuera en busca de ese instante. Pero para ello hay que cumplir al menos una premisa, tener claro que quieres hacer y sentir esa necesidad imposible de odviar que lo debes hacer.

Hoy hemos hecho 175 km, hemos subido a Canencia y de allí hemos tomado rumbo a Cotos para bajar por Navacerrada hasta Soto y de allí vuelta a casa, unas seis horas en las que tienes tiempo para pensar, hablar y escuchar alguna cosa que te hacen pensar.


Hablaba con Ivan de competiciones y de la presión que nosotros solos nos imprimimos cuando nos planteamos marcas o conseguir clasificaciones. Hablabamos del merito que tiene ser un corredor popular, un corredor que trabaja, tiene una familia y hace encajes de bolillo para cuadrar entrenamientos con las otras dos patas de esta mesa. Hablabamos de como según quien, aún soñaba o más bien creía poder llegar a ser, elite, sub-9 o yo que se. Y entonces, mientras subiamos a Cotos y vigilaba que el pulso no se disparara por encima de 170 pulsaciones, me ha dado por pensar de que me viene a mi esta afición por recorrer distancias. Y a dónde quiero llegar.

Lo mio nunca ha sido competir, es más me importa un pimiento la competición y lo único que me interesa de ella es que sirve como motivación para marcarte un objetivo. Desde pequeño, en cuanto tuve cierta autonomia disfrutaba de llegar lejos, daba igual a donde pero me motiva la idea de cada día llegar un poco más lejos. Así he pasado muchas horas de mi vida, recorriendo caminos que unian pueblos o haciendo bucles eternos que me llevaban de nuevo a casa. Esa sensación de esfuerzo unido a ciertas dosis de aventura es la que me ha impulsado siempre a querer trasladarme, a recorrer distancias cada vez mayores. Ahora la cosa ha cambiado, recorrer distancias tiene un cometido y ese cometido es la competición lo que ocurre es que a mi, lo que me interesa es el día a día, ese peqeño reto, ese descubrir un nuevo camino y al día siguiente o tiempo despues hacerlo un poco más rápido.

Mi abuelo materno fue una de esas personas que ahora sé me han marcado. Él me enseñó la naturaleza y me metió una curiosidad que aún persiste, él al igual que yo necesitaba desplazarse y no dejó de hacerlo hasta poco antes de su muerte. Hoy me gustaría preguntarle por qué lo hacía, si había descubierto que le llevaba a salir temprano cada día para simplemente andar, andar horas y horas.

Tengo 37 años, ni idea la cantidad de km que mis piernas han recorrido y me pregunto, hasta dónde?, qué busco en esa necesidad irracional de desplazamiento. Envidio a aquellas personas que han tenido clara cual era su meta y la han conseguido porque lo que es yo, tengo la sensación que nunca llegaré.

9 comentarios:

Esperanza dijo...

Joder Nacho!!! Te leo y mientras lo hago no hago más que pensar que podriamos estar una eternidad hablando y diciendo: ¡Ostras, yo también! Jo, qué casualidad, yo pienso lo mismo!!!! Y así rato, y rato, y rato....

Tengo la misma edad que tú constantemente tengo esa sensación de que no voy a llegar, de que ya no tengo tiempo. No me arrepiento de las mil cosas que he hecho en mi vida, pero sí me arrepiento de no haber llegado más lejos. Y no me quejo ahora mismo ya que estoy pasando un momento "dulce" y disfruto muchísimo con cada entrenamiento que hago y cada kilómetro que recorro pedaleando.

Échale un vistazo a este blog: http://trailgirl.blogspot.com/

A destacar dos cosas de su blog: su descripción personal "Soy corredora de ultrafondo. Me encanta correr. Mi distancia favorita son las 100 millas. El hecho de correr me lleva a lugares maravillosos. La vida es demasiado corta para sentarse y verla pasar. Colecciono tatuajes. Tengo más de 25"

Y una cita de T.S. Elliot que ha puesto de subtítulo: "Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos, podrán experimentar hasta dónde pueden llegar".

Ale churri, sigue corriendo.

diego dijo...

pues tu meta es el dia a dia. si ya lo dices tu mismo!
imaginaté, tienes una meta y la cumples. ya esta?! posvaya.
ahi va una buena meta: tener 70 tacos y seguir haciendonos un valdelatas ritmo aquarius. que no?

carpe diem, chulo.

Furacán dijo...

Oye muy buen post!. Me he sentido identificado, tan identificado que hasta en la 2ª foto que pones veo una bici como la primera que tuve yo (o muy similar. Si no me engaño era una BH que pesaba un "huevo"... uf la de frustraciones que me causó jajaja)
Lo de la edad yo creo que nos pasa a todos, en el post de mi cumpleaños comentaba algo parecido, pero cada vez creo más que cada uno tiene sus ritmos. Un pino no crece igual que un roble ;-) Mi verdadera ilusión es tener 70-80 y más años y seguir al pie del cañón.
Sobre la competición pues también coincido contigo, para mí son una buena excusa para un estilo de vida que es lo que realmente me gusta. Está claro que a todos nos gusta hacerlo lo mejor posible pero lo mejor es lo que experimentas (emociones, amistad, conocerte a ti mismo, etc)
Soy de los que creo que la meta está en el camino.

Saludos!

Furacán dijo...

Otra cosa, acabo de ver el blog que recomendaba Esperanza. Que tía! es como la versión americana de Josef Ajram jajaja

Esperanza dijo...

Furacán, sigo teniendo esa bici en el trastero de mis padres. Y es roja también ;-)

Nacho Cembellin dijo...

Y yo, yo tb la tengo aunque la que deseaba era la BH con asiento tipo sofa y con ruedas todo terreno, aquella q parecía un adelanto burdo a las BTT´s. Está en casa de mis abuelos junto a la bici de mi abuelo. Esa si que era una gran bici. Recordais aquellas bicis de hierro, con frenos con barilas de hierro, a las cuales llamabamos cariñosamente burras???. Algún día, cuando decida vender esta casa e irme a la sierra, me la llevaré y la restauraré, debe tener cerca de 100 años y ahí sigue.

Y tú que lo veas chulo y con suerte invitamos a furacan y le enseñamos q es eso del ritmo Acuariussss!!!

akela dijo...

Hola, ¡¡ya estoy aquí! esto de no tener internet en casa.... (en pleno siglo XXI y yo todavía asín...) me lo estoy planteando pues aunque os parezca "incrible" os he echado de menos estos días, je je... tenía "mono" por ver lo que os habían deparado estas vacaciones.

Me parto ¡ha sido uno de mis pensamientos en esos días! que hace una chica como yo en un sitio como el triatlón.... y como dice Diego pues la meta del día a día. Yo lo de competir nunca me ha gustado, pero he llegado a la conclusión de que es la única forma de que me motive para entrenar día a día (me cuesta un montón arrancar)luego no pararía.

Yo no tengo la sensación de que nunca llegaré, pues para mi cada día es mi meta y con sólo saltar al día siguiente ya se que lo he conseguido ¿por cuánto tiempo? ni idea pero el ver que cada día me supero un poco más (bueno en las competiciones como que voy un poco para atrás, je, je) y sigo mirando el paso de los años con cierto optimismo, me mola.

Mi ilusión llegar con el bastón trotando por esos mundos infinitos, viendo paisajes naturales, ciudades, culturas y haciendo fotitos, para que los recuerdos vividos perduren siempre en mi retina. (Comparto con Furacán que la meta está en el camino, pues venga a hacer camino al andar....

¡¡¡Chulísimo este post!!!, te vas superando en cada uno ....

Un besete.


P.D. Vete mentalizando a otro tipo de km (esta vez sin bici), el Cho Yu, va cogiendo fuerza como aclimatación a la Antártida (monte Vinson), tenéis mucho que hablar. ¡¡qué ilusión!! yo iré de cocinera je, je (ya me han adjudicado mi labor)

Nacho Cembellin dijo...

Mae, mae, madre mia que al final nos vamos...;).

Esperanza dijo...

Y yo de..... ¿costurera? ;-)