lunes, 5 de julio de 2010

De verdad creeis que vivimos en libertad???

Dicen, decimos, que vivimos en la parte del mundo libre. Libre de opresión de caciques o dictadores, libres.

Pero la realidad no es tan prosaica. Vivimos en una sociedad donde todo o casi todo está regulado y por lo tanto prohibido. En Madrid no hay playa, vaya, vaya... pero si varios pantanos. De todos, mi favorito es el de arriba, el embalse de Pinilla situado en el Valle de Lozoya. Pero como en todos los pantanos de la comunidad está prohibido bañarse. Haciendo un ejercicio de responsabilidad cívica es compresible tal restricción, pues si todos los madrileños hiciéramos uso de las aguas acumuladas, quizás su consumo no fuera posible. En la misma ordenanza o ley, norma o lo que sea, también se prohibe usar estas aguas para el uso deportivo, por lo que los triatletas, nadadores de aguas abiertas o piragüistas tampoco pueden desempeñar su afición en ningún pantano de la comunidad. Sin embargo, y aquí existe una contradicción, si se pueden practicar deportes náuticos (sigue prohibido el baño) en alguno de ellos siempre que no se utilice motor y que haya una empresa la cual regule la actividad, es decir, si haces piragüismo sólo lo podrás hacer a través de una empresa que explote los recursos y que por supuesto pague al Canal de Isabel II. Imagino que como siempre, intereses económicos priman sobre ordenanzas, así de simple.


Y claro, ahí entramos en una encrucijada de la que el único culpable es uno mismo porque como entenderéis, dichas normas me las salto y como delincuente me tiro al agua para poder aprovechar las bondades de la época estival y disfrutar del único placer que me da la natación, que es hacerla en aguas abiertas, venciendo el miedo a lo desconocido y al abismo de la profundidad.

Otro asunto curioso y sujeto a estrictas normas, es la tenencia de perros. Si nos leemos la ordenanza municipal de Alcobendas, tener perro es poco más que imposible. Pareciera como si lo que busca la administración no es la protección de quienes no gustan de esta afición sino intentar que nadie en su sano juicio se haga con un compañero canino. Llevar al perro suelto es más caro que conducir a 100 km/h por ciudad, tirar la basura fuera de las áreas destinadas o dar un bofetón al vecino pesado que te hace la vida imposible. Pero es que además, el resto de viandantes se creen con el derecho de increparte si, una vez más, te comportas como delincuente que parece ser ya soy. Es entonces cuando me pregunto si aquellos que se atreven a increparme, siempre sin educación, nunca han cometido ningún delito de los ya descritos. Es decir, que nunca dejan el coche en doble fila, no hacen ruido y molestan, no conducen más rápido de lo debido, pagan todos sus impuestos, en fin, perfectos ciudadanos que yo al menos no conozco.


Durante los doce años que conviví con Harpo nunca le llevé atado y nunca nadie, a excepción de una vez la policía municipal, me llamaron la atención por ello. Pero claro, Harpo era un perro que no pasaba los quince kilos y nadie se sentía intimidado por él. Sin embargo Ámbar no es así, su tamaño impone y por lo tanto una vez más, es el miedo el que ejerce y no la razón. No me deja de maravillar como hay quién desde lejos mira con pavor a un animal que ni siquiera se fija en él. Y como después te miran a ti con desprecio. Y hablo de llevarlo suelto sólo en el bosque porque en la ciudad hace tiempo que asumí que con Ámbar iba a ser imposible.

No obstante no se de que me sorprendo si hasta amistades se pueden mofar o no respetar que unas tu vida a un animal. En fin, sensibilidades hay muchas y todos carecemos o somos insensibles a más de una.


Podría poner mil ejemplos más, el sueldo que te mantiene unido a un mundo del que a veces no sabes si es en el que quieres estar. Normas no escritas para no ser tú, en fin, normas, normas y más normas. Y además en nuestro caso, con coste económico porque al fin y al cabo, esto de vivir en una cultura donde la economía rige todos los principios y la mejor forma de la que el estado, que somos todos, tiene de hacer negocio, es la de cobrar por el no cumplimiento de aquellas normas que puedan molestar a los demás. Y digo bien, molestar. Por que en la mayoría de los casos, nadar a escondidas en un pantano no daña más al agua que los pises de las vacas que pastan a su alrededor. Porque los perros asesinos que salen en la televisión son la excepción que confirma la regla y ésta a su vez, está sujeta a modas televisivas que no muestran el día a día de miles de perros que ayudan más a que otras personas puedan vivir tranquilas o ayudadas. Perros guias, buscadores de drogas o de personas extraviadas. Perros que seguramente hagan más por todos nosotros que nosotros mismos.


En fin gente, que como se que más de uno echaba de menos no ver al colega de arriba, espero disfrutéis de las fotos y paséis por encima de mis divagaciones mentales. Yo seguiré pensando que bañarse en pantanos prohibidos o ver correr libre a mi perro, bien merece el riesgo de ser multado o increpado por el recto de turno, que la libertad a veces bien merece pagarla y que a 50 km de Madrid se pueden vivir puestas de sol que otros buscan a miles de km.

P.D.: es una pena que la chica de la foto, esa que me trae de cabeza, no se deje hacer fotos más de cerca, pues es en distancias cortas donde de verdad gana.

23 comentarios:

Kike dijo...

Que razón tienes....
Yo siempre dejo correr a mis dos perros sueltos, claro siempre con control, y la verdad todavía no he tenido ningún problema con ningún municipal ni mosso. Pienso igual que tú, que me multen por verlos disfrutar....
Por cierto ¿esta permitido tirar cohetes y petardos a cualquier hora del día, con la escusa de celebrar algo? porque los que lo celebran, seguro que muchos de ellos no "unen su vida a un animal" y no piensan en ese respeto a ellos, sin hablar ya de los miedos que pasan los niños.
En Cataluña llevamos un par de años bastante castigados con los dichosos petardos.....
PD: si me permites, me gustaría colgar en mi blog tú publicación.
Un saludo

davidiego dijo...

te diría que la libertad de cada uno acaba dónde empieza la de los demás, que depende del espacio que necesites necesitarás más o menos libertad (o cuerda) y que poderoso caballero es don dinero para vencer a esa párvula llamada libertad.. pero como lector antiguo de este blog pido más Rakel y menos Ambar!
;p

Xocas dijo...

Cada vez menos libertad y, además, parece que es lo que queremos a juzgar por como votamos y como protestamos. Una locura. Me has sorprendido cuando escribiste "el sueldo que te mantiene unido a un mundo del que a veces no sabes si es en el que quieres estar". Éste es un estado en el que me encuentro a menudo.

Nacho Cembellín dijo...

Kike, por supuesto, y muchas gracias, es un cumplido.

DD, si no es que yo no quiera, es ella la q no se deja... y si, así es, la libertad de uno termina donde empieza la del otro pero hay quien no sabe ser libre ni quiere dejar libre al resto. El miedo es la peor cadena.

Amigo Xocas, más de uno, de dos y de tres a diario lo debemos pensar. Pero... luego nos enganchamos a los pequeños detalles y seguimos adelante.

Atalanta dijo...

Vaya fotos más chulas.
Cuando hace años yo tenía perro, ya tenía esos problemas que cuentas. Yo soy un tío muy pacífico pero había veces que me encabronaba de mala manera. Diez años después, con esas paranoias que se monta la gente con los perros, más por el pánico a contaminarse de no sé qué, que por miedo, me parece una apuesta valiente la de hacerse con perros. Yo siempre me bañaba con Apu en el río. Ahora no podría aparecer ni a medio kilómetro. Me parece una puta locura. Tendemos a una vida hiperregulada, compartimentada, esterilizada donde pronto lo que va a faltar es eso, la vida precisamente.
Tengo ganas de achuchar a Ámbar, el perro más famoso de la red :).

Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MAE dijo...

Mi tampoco entender....

Yo con Lobo ni te cuento la de "peleas verbales" que tengo que los "modelos de gente a serguir" ... me río yo de todos estos.

Algún día, ya lo he dicho alguna otra vez, me gano una buena bofetada pero yo sigo, y sigo reivindicando mi libertad y la de los que quiero. No me resito a no poder bañarme donde quiera, ha dejar a Lobo suelto, a llevármelo de vacaciones, .... y a regañar y regañar a todos los impresentables que no tiran las basuras donde deben, a los vacían sus ceniceros del coche en las aceras, a los que van por el monte tirando los que les sobra, .... pero ellos si pueden tener libertad, sus respuetas suelen ser yo tiro las cosas donde queiro que para eso pago mis impuesto .... esa lindeza es lo norma.

¿y mis impuestos valen menos que los suyos?

Este finde en Sta. Pola, pregunté enel hotel ¿admiten perros? .. bueno depende... ¿cómo que depende? si de como sea el perro grande o pequeño ...eeeehhh???? pues mire el mío es un pastor alemán .. uyyy no es muy grande, los pequeños dan menos la lata, no ladrán ... ¿¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡cómo!!!!???? pues yo le aseguro que mi perro no ladra y que está acostumbrado a estar en casa ... lo siento a lo mejor en invierno que hay menos gente ... como os lo cuento normas, leyes ..... pues sinceramente depende para unos si y para otros no.

Las bicis no se pueden subir a la habitación de un hotel .... pero si en casa tendo tres y no tengo ni una sola marca en las paredes, ya pero es la norma ... pues la cambien y si algún cliente deja la habitación en mal estado le cobren los desperfectos ¡¡miren que fácil!!, peus nada ....

Y tantos, y tantos ejemplos .....

Yo como tu me salto algunas normas, en especial las que con mi acción no hago daño a nadie, dejar que mi perro corra libre, bañarme, salir al monte a caminar, ... lo de las normas/leyes absurdas e incoherente ni me gustan ni sirven para nada, salvo para recaudar dinero y llenarse los bolsillos unos pocos ¡¡me niego a esto!!

Sigue disfrutando y que nosotros quesigamos disfrutando de las fotos de Ámbar, de Raquel de lejos o cerca, de ls paisajes, de todo loque gustes enseñarnos.

Besicos.

MAE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nacho Cembellín dijo...

Gracias Atalanta. Lo de achuchar Ámbar primero tendra que pasar por que el colega se deje, porque este no es el típico perro que se deje tocar por quién no conoce. De trodas formas, a ver si nos conocemos d euna vez.

Un abrazo.

Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nacho Cembellín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nacho Cembellín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Furacán dijo...

Totalmente de acuerdo.

Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rachel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jaimev dijo...

Mis perros tambien van sueltos , eso debe convertirme en un delincuente más.
Y qué me dices de la playa ? Prohibido perros , incluso cuando no hay nadie en ella , debe ser que los pájaros no cagan y que en la arena no hay bichos.
Recuerdo paseando a mis perros con correa por Rota , Cádiz , que también estaba prohibido pasear con el perro por el paseo marítimo , vino la Policía y me multó . De estúpidos parece que no andamos escasos.

edecast dijo...

Pues coincido en parte y discrepo en otras.
Yo de los perros estoy hasta los mismísimos, no de los perros, de determinados dueños, que son muchos.
Harto de ir a los parques con Eneko y que no se pueda jugar por la mierda de perro que lo llena todo (y colillas, y bla, bla…)
Harto de pasear por las calles donde siempre, siempre, hay mierda de perro.
Sustos con perros he tenido varios, algunos importantes, creo haberte contando alguno, que corra hacía a ti, y fuera de si, en la Dehesa uno de esos perros que tienen el cuello como un tronco de árbol te hace pasar un momento glorioso, u otra vez que me tuve que tirar por encima de una alambrada…
Todos los que tenéis perro decís que vuestro perro no hace nada… hasta que lo hace…
Aún así, todo esto sería evitable, si los dueños de los perros cumplieran las normas, que nos las cumplen…¿Sabes cuanta gente fue multada el año pasado en Madrid por dejar mierda de perro en las aceras? Busca en Google… La mierda de perro en las calles no hace falta que la busques en Google que la encuentras fácilmente…
En lo de los pantanos coincido… Parece mentira que no podamos aprovechar para el ocio el agua que tenemos en Madrid, con la regulación y normas que corresponda, con la vigilancia que corresponda…
Y es verdad, yo tampoco cumplo todas las normas…

Nacho Cembellín dijo...

Jaime, este pais tiene mucho que aprender y avanzar pero me da q ni tu ni yo lo vemos.
Joputa... merece un post tu comentario, pero te contesto aquí.
Respecto a las mierdas, totalmente de acuerdo.Lo triste del asunto es que los primeros perjudicados son los propios perros pues son un foco de infeciones para ellos mismo y solo para ellos... por culpa como siempre de nosotros, los dueños. Eso si, te sorprendería saber la cantidad de cerdos de dos patas que cagan en los parques de nuestra ciudad. Las mierdas se suelen diferenciar porque llevan adjunto algún papel o en su defecto, gallumbo con el que el susodicho se ha limpiado.
Respecto a los problemas directos con perros, de eso hay mycho pero mucho q hablar. Que yo sepa hay más problemas con adolescentes (casi siempre chicos) en mil y un detalles que con los pobres perros de cualquier ciudad. Y a estos no se les ata. El problema siempre es la educación y cuando no lo hay y se quiere atajar el problema rapido surge la restricción. En paises como alemania, eeuu, o los paises del norte de europa, se pueden hacer examenes de conducta a los canes y así darles un carnet de perfecto ciudadano canino. Ese carnet les da licencia para ir sueltos, entrar en establecimientos, restaurantes y grandes almacenes (a escepción de farmacias) y por supuesto a cualquier medio de trasporte público (libre de horarios). Si en españa, se premiaran iniciativas así, dejariamos quizás de tener tanto problema.
Por otro lado me alucina el pavor y el miedo que determinadas personas tienen a los perros. Me da la sensación que la ciudad idiotiza, no me imagino a nadie de un pueblo asustarse por ver un perro o no mandarle a la mierda en caso de q se le encare. El problema es q las reracciones de pavor, aspavientos y saltitos unidos a gritos y movimientos de brazos lo único q poducen es el aumento d einterés por parte del animal.
Como digo, contestarte daría para mucho. Pero si no atamos a la cantidad de tarados q andan sueltos por carreteras, o por tu mismo barrio, no entiendo q se haga con los perros los cuales, por porcentaje y aptitud, dan infinitamente menos problemas que la mayoría de personas. De echo a mi me han atropellado, robado, agredido, insultado, etc, etc, etc y nunca, nunca, me ha mordido ningún perro.
Es triste q se nos olvide que tanto el perro como el caballo, son dos animales a los cuales esta sociedad les debe todo y que llamarles mascota o animal domestico es más un insulto que les relega realmente de lo que son. Una institución sin la cual la sociedad de hoy no sería tal como es.

Shang Yue dijo...

todos incumplimos las normas, no? lo esencial estriba en aceptar el castigo correspondiente si te pillan y eres sancionado


p.d.: para otras cosas no sé, pero quién dice que la chica que te trae de cabeza no "gana" en las distancias largas??

Shang Yue dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.