martes, 16 de marzo de 2010

Empezamos una nueva etapa, again ;-).

Llevo algo así como desde el 2005, concretamente desde marzo del 2004 sino recuerdo mal, siguiendo escrupulosamente entrenamientos primero impartidos por Ángel, entrenador de Ecosport y después por Quino. Siendo justo no puedo ni debo compararlos pues el primero hacía entrenamiento guiados para todo el equipo y el segundo, los hacía con seguimiento exclusivo. Con ambos creo haber rendido a un nivel que para mis características ha sido más que notable y con ambos he disfrutado.
Tengo 39 años, joder. Empecé a hacer deporte a eso de los once, aunque antes había coqueteado con el aikido. A los 13 empecé con el atletismo, después de un tormentoso paso por el fútbol y en él crecí hasta entrada la veintena. Larios, Atlético club Getafe y por supuesto el Alcorcón, fueron mis club. Luego llegó mi vida profesional y alguna que otra discusión con mi viejo entrenador y decidí seguir con mis entrenamientos pero sin competir en nada. Así estuve hasta los 29. Fue entonces, después de separarme de la mujer con quien vivía y de la mano de un amigo, cuando empecé a correr carreras populares. Primero un diez mil, luego una media y por fin la maratón. Entre medias alguna carrera de montaña y por fin,los raid de aventura. Todo eso en a penas cinco años. Pasé de correr por las calles de Madrid a dar tumbos por toda la geografía española, cargado de una mochila, con un buf en la cabeza y las piernas laceradas por los arbustos. Este breve vericueto me hizo conocer gente que hoy sigue a mi lado. Antonio de la Rosa, Rafa el Brother, Enrique Cobos... y de ahí, en mi último año en Patagonia, di el salto definitivo al triatlón, cansado de dar tumbos, de mover kilos de material, de intentar conseguir equipo pero sobretodo con ganas de hacer las cosas yo sólo.
Y así me embarqué en el que seguramente haya sido el deporte al que más tiempo y pasión he dedicado. Mis piernas han acumulado tres I.M. con una mejor marca de 9:51, unos veinte 1/2 I.M. con mi primer Lisboa como mejor recuerdo y media más alta en bici 40 km/h, sin cabra, unos diez olímpicos y varios sprint con aquel mítico que corrí en Madrid al lado del Vasco, mi hijoputa particular y en el cual, por un día, fuimos los amos del pelotón.
Seis años de tri, seis, seis años de entrenamientos guiados, seis años de mucho disfrute, algún que otro disgusto que nunca debiera haber ocurrido, miles de kilómetros acumulados (perdonad si no recuerdo el número, es que seguiré sumando más) y buena gente, poca, pero buena gente, que se ha unido en el camino.
Y hoy, hoy precisamente, he decidido terminar con los entrenos guiados, con la competición planificada y busco de nuevo la libertad y el disfrute del entrenamiento porque si. A lo burro, sin orden y concierto y por el mero placer de hacerlo. En busca de las tardes de acuarius con el chulo y los chuchos, de los días de bici de montaña con Antonio y de piques, sanos, con el Vasco en el carril bici.
Temblad bellacos, temblad, el menda en cuanto pueda volver a montar en bici os va a dar sopas con onda en el carril bici para después terminar de risas en Cerceda al sol y con unos bollos con Coca-cola. ;-).

15 comentarios:

davidiego dijo...

Sé feliz.
Seguiremos compartiendo kilómetros e isotónicos.
;p

Juankir dijo...

isotónico marca Mahou?

inma dijo...

La verdad...Satura a veces cuando abres el planing y ves k por más k quieras llegar a todo no llegas y luego la competición... Ultimamente salgo tiemblo.. eso no es sano.. solo quiero poder estar en pontevedra,y tocar otro palo..Disfruta de tu nueva etapa...

Furacán dijo...

Claro que sí, simplemente disfruta!

Atalanta dijo...

Te veo en proceso de jaramuguización...

trichulo dijo...

para tragar primero hay que masticar.

Dani dijo...

Sé feliz

Nacho Cembellín dijo...

Dani, en eso siempre estoy.
Chulo, no has visto Ámbar y... viniendo de ti, no entiendo tu comentario.
Atalanta, te cuento, tres ajos picados, tomillo natural, medio limón, pimienta, sal, un chorro de vino y aceite de oliva virgen, todo machacado y esparcido en las chuletas de cordero que van a la plancha. Junto a CHORIZACO Y SALCHICHON DEL GÜENO de nuestra tierra y un queso picante y curado del norte. Todo!!! regado con un buen ribera. Esa ha sido la cena de esta noche.... pa flipar.
Furi, eres de los mios eh?.
Inma, para estres ya está el día a día, esto es un disfrute.
Juankir, cuando quieras.
David, por supuesto, ya lo sabes tú.

Alexander Pérez dijo...

Hola Nacho, mi nombre es Alexander y te escribo desde Tenerife. He visto tu blog a través de otro y veo que tenemos la misma afición. Me he inscrito como seguidor de tu blog y a partir de ahora pasaré a leerte a menudo. Te mando un fuerte saludo.

Nacho Cembellín dijo...

Hola Alexander, pues muchas gracias. No es que me prodiga mucho últimamente escribiendo sobre tri pero al menos si sigo leyendo algo asi que te seguiré. Un saludo.

Zubi dijo...

Nacho, bienvenido al HappyIronman Way.

Yo en el triatlón nunca he tenido entrenadores porque creo que eso implicaría que no iba a disfrutar con esto y a mi edad... hay que ser feliz qunque sólo sea en sueños, porque en ocasiones se hacen realidad.

edecast dijo...

A mi en el carril ya me da "sopas con onda" hasta el apuntador, así que tendrás que picarte con otro...
Pues eso, que cada cosa tiene su momento, y nosotros elegimos que cosas y que momentos...

Mildolores dijo...

No termino de creerme el bajón y desidia en el que habéis caido los chulos.
el Vasco, el Chulo y tú. Estáis que no hay quien os conozca respecto a hace un año, por decir algo. Pero el tiempo manda y si crees que es hora de seguir otro "plan" pues es mas que suficiente. Creo que haces bien. Nada impide que vuelvas a competir a cierto nivel, pero sin agobios de tener que seguir un entrenamiento estricto. Haz lo que te apetezca cuando te apetezca.
Yo confio en que nos veamos en alguna carrera o alguna salida.
Saludos.

Nacho Cembellín dijo...

Son etapas Mildo, no creo que deje el tri así como así pero si me apetece hacer otras cosas sin tener que dedicarme en exclusiva a un deporte y unas pruebas en fecha determinada.

Nacho Cembellín dijo...

Son etapas Mildo, no creo que deje el tri así como así pero si me apetece hacer otras cosas sin tener que dedicarme en exclusiva a un deporte y unas pruebas en fecha determinada.