viernes, 28 de agosto de 2009

Algo más que Quelle Challen Roth


Si viajáis a Roth, que alguno de los que me leéis lo haréis un año de estos, facilmente veréis imágenes como ésta e incluso puede que forméis parte de ella.


Pero con un poco de suerte a poquito que os salgáis de las rutas típicas triatleticas y os sumerjáis por los miles de caminos entre bosques, os podréis encontrar caminos como el de arriba.
Caminos que rodean, cruzan y enlazan lagos como este.


Y si os preguntáis porqué los alemanes vuelan sobre sus bicis, quizás, si seguís en el empeño de saliros del camino, encontrareis la razón.



Y como salirse del camino siempre tiene premio, quizás el camino os premie con alguna imagen que ahora desde la lejanía y el día a día te devuelva por un instante al verano, a las sensaciones del antes y después y a sobrevivir la rutina que nos paga por esos pequeños instantes.

7 comentarios:

Mildolores dijo...

Algo más que un triatlón, ¿No? Desde luego las fotos invitan a conocerlo. Tiempo al tiempo. Siempre digo que mi debut en la distancia debería ser aquí.

Juankir dijo...

espero haber acertado apuntándome aquí. tiene MUY buena pinta

akela-mae dijo...

Ale!!! tu a poner los dientes largos, a los tri, a los viajeros, a los foteros, .... bueno vale tomo nota, no para hacer el IM pero si para todo lo demás jejeje.

Por cierto que alegría lo de tu nuevo "inquilino" no sabes como me alegro de tu adquisición, en cuanto la tengas en casita me pido verle, porfa avisa ¿vale?. No tenía ni idea de esa raza, seguro que será un digno sucesor de Harpo aunque evidentemente insustituible, otro "amorcito" diferente pero bueno, seguro que bueno.

Me han gustado mucho las fotos de la boda y precioso relato también.

Besicos petardo y ya iré poniendo yo alguna de las mías sin "bicho" jajaja

Dani dijo...

Tengo una espinita en Roth me sacaré algún día...

misstake dijo...

Cómo mola ese reflejo árboles y nubes y Rachel está de lo más interesante ;D

Nutria dijo...

Mogollón de bonito, Nacho

Shang Yue dijo...

me quedo con la sinuosidad del camino, con la verticalidad del paisaje...
miro y miro, y los ojos se pierden, rodando desenfrenados hacia el interior del bosque...

me lo pido.