jueves, 21 de agosto de 2008

Cullera en fotos y un avión

La otra noche tuve un sueño, más bien fue una pesadilla. Sin venir a cuento, sin tener sentido ni porqué, de repente me encontré en un campo seco donde una avioneta se había estrellado.
Recuerdo la sensación que me embargó, algo me impulsaba a socorrer a los ocupantes de la avioneta a pesar del riesgo de incendio. Sentía miedo.

El caso es que el sueño quedó en eso. Ni salvé a nadie, ni ocurrió nada más. Simplemente el sentimiento de miedo y el impulso aún mayor de prestar socorro.

Un sueño más al que a la mañana siguiente no presté mayor atención... hasta que ayer, mientras comía saltó la noticia. Al principio ni me percaté, después un escalofrío recorrió mi espalda. Es una puñetera coincidencia, lo sé pero joder con la coincidencia.

Estos horrores son siempre jodidos. Esta mañana llamé a una amiga de TVE que es periodista y es canaria. El tono me alivió y al responder sin decir hola dijo: estoy bien, tranquilo.

Me estoy haciendo mayor, llevo mal estas noticias. Se me saltan las lágrimas a la mínima y me dan demasiado en qué pensar. No conozco a nadie de los que allí estaban pero de igual manera siento dolor.
Y siento asco, asco de como la televisión hace de esta noticia un caldo amarillo. Con las olimpiadas veo mucho más TVE que antes y me encabrona más ver como en una Tv pública sigue la misma linea morbosa que llevamos en la privadas. No hay respeto por las víctimas y mucho menos por los familiares, todo vale si es noticia...

9 comentarios:

davidiego dijo...

Esta vez he pasado de tv y de radio. Cansan.

Olimpíadas y música. Noticias dos veces al día.

Y con eso basta.

Ishtar dijo...

¿Eso es Cullera?, ¡pero si Cullera es una ciudad tirandito a feucha!, ¿cómo has encontrado un sitio para hacer esas bonitas fotos?.

Lo del accidente aéreo pone los pelos de punta por la magnitud del mismo (que es espeluznante), pero poca gente piensa que al mes muere más gente en las carreteras que la gente que murió en el avión. Y eso sí que ocurre todos los meses, uno tras otro... :-(.

Besicos!

Nacho Cembellín dijo...

Aiiiiiiiiiiiiiisssssssss!!!!, acabo de inflar las ruedas para hacer rodillo y aun me estoy pensando si no salir a la carretera.

Pues si, eso es cullera y es una marisma de agua dulce que entra en el mar. Ademáen ese lugar hay unos restaurantes, digamos que clásicos, en donde se hce la meor paella de la zona I M P R E S I O N A N T E !!!!. Pero es que además, Cullera tiene otra playa en dirección a Valencia que comparte con varias localidades más y que pude recorrer en parte (unos cinco km y no se veia el final), la cual es como las playas del sur, con dunas, salvaje, con zonas de nudismo y con una zona de Kite IMPRESIONANTE. Cullera como tal, no vale mucho pero la playa que os comento y esta marisma, si.

diego dijo...

la mejor paella de la zona no se come alli. repito , insisto y que te quede clarito chulo, la mejor paella de la zona no se come alli.
cullera y la zona en general es bastante bonita lo que ocurre es que todo el mundo tira a la playa. es una zona con muchas raices historicas y una zona de montaña muy interesante.
lo de la tv tu y yo lo hemos hablado muchas veces, no merece la pena. estoy con el chulo de cantimpalos, dos veces al dia noticias, musica y olimpiadas ( el mamon parece que nos esta haciendo una receta ).

Furacán dijo...

Estoy de acuerdo contigo, periodismo carroñero...
También estoy de acuerdo con el comentario de Ishtar...
Estas cosas impresionan (si a mi me pasa como a ti me debo estar haciendo mayor), por lo inesperado, por la magnitud y por el poco control que podemos tener -nos puede pasar a cualquiera- pero a diario ocurren dramas que pasan casi desapercibidos.
Por lo demás las fotos muy chulas.

Saludos!

Nacho Cembellín dijo...

Gracias chicos, el merito de las fotos es más del sitio y la luz de ese día que del fotografo.

Cuando vía la noticia comentaba precisamente que esa cantidad de gente muere unn fin de semana clave. Pero tb cada minuto muere una persona por hambre o enfermedades como la malaria o el SIDA en los paises llamados tercer-mundistas. Cada caso es una tragedía solo comprendida por los familiares y amigos de quienes se van. Quizás lo irónico es que tanto estas muertes como los accidentes de tráfico se dan en circunstancias en las que quienes mueren buscaban un descanso, una felicidad, por lo que son inesperadas y como siempre igualmente injusto... pero insisto, lo triste es como lo medios, la prensa se va a cercando a pasos agigantados, trata estas noticias. ASCO!!!

misstake dijo...

Carroñeros. No se merecen otro apelativo...
Suscribo la receta del chulo mamón de cantimpalos: noticias cada 12h
Ojito con la casualidades...vaya impresión ¿no?

Del tema culinario no opino, basicamente porque NPI

Las fotos molan, y no todo el mérito es del paisaje y la luz, también influye la casualidad!! Je,je,je!!!!!

Esperanza dijo...

Yo me "jarté" a llorar. Desde que tengo hijos soy mucho más miedosa. Si estoy sola en casa, no tengo miedo. Si estoy con ellos y oigo un ruidito, me cago.

No estoy de acuerdo con vosotros. No creo que en esta ocasión las televisiones hayan tratado el asunto de forma morbosa. Al contrario, he visto prudencia a la hora de dar las noticias. Igual no vemos la tele a la misma hora.

Nacho Cembellín dijo...

Espe, no es eso, no es que se vean imagenes duras, que las tienen, es el seguimiento. La busca y captura de los familiares de las victimas a quienes hay que dejar tranquilos y no pregunatarles como se sienten... Por Dios!!!, cómo se van a sentir???.... y los tropecientos programas sobre el accidente, estos programas no buscan informar, por que poco pueden contar más, al menos de momento, buscan audiencia fácil y morbosa. Y lo mismo ocurre con la prensa, pase El Pais pero es que el mundo, a los dos dias del accidente, iban en busca de culpables...coño!!!, que hay un comité de investigación y quue han pedido un plazo de un año para dar las exlicaciones oportunas. Pero es que no piensan lo que pasará por la cabeza del personal de mantenimiento de AENA y Spanair. Coño!, que es el único accidente de una compañia que lleva 30 años en funcionamiento. En fin, una tónica habitual en cada tragedia que ocurre en los últimos años.