martes, 18 de mayo de 2010

Diez.

Puede ser el verde de un campo, el recuerdo de una sonrisa o el olor a tierra mojada. El tiempo evoca sentimientos y la edad filtra la importancia de los mismos. Jodido el paso del tiempo, ya lo he dicho alguna vez, que a veces en el presente no te hace ser justo con lo que vives y sin entender, añoras el pasado, angustiado y un tanto perdido, dolorido pero en cierto modo esclavo de un sufrimiento que duele pero gusta, que atenaza pero también te invita a viajar a otros tiempos a otras tierras que dibujadas por tu mente encuentran una realidad distinta, si, pero realidad.
Y a veces, una melodía traidora me ahoga en pasados que nunca volverán, menos mal que ya lo entiendo y me entrego sin resistir a la melancolía. Sentimiento imprevisible difícil de evitar e imposible de explicar. Amargo y dulce a la vez retorcido en su esencia pero necesario para el alma, esa que a veces digo no existe y que si existe no vuela etérea sino vive en mi.
El tiempo te enseña que hubo otros tiempos y sin saber, cerrabas y abrías puertas de mundos diferentes. En ellos, gentes que otro tiempo fueron insustituibles se difuminaban para dar paso a otros que sin ser más o menos te inundaban de novedad. Ahora, quizás por el cúmulo de momentos, intuyo que es momento de cambio, momento de abrir y cerrar, de dejar marchar para algún día recordar con una angustia retorcida lo que hoy fue y nunca será.
Cierro diez años de mi vida, vaya si los cierro. Trágicos en su vivencia, apasionados, rápidos, inmensos. Nadie me enseñó a vivirlos, los vivo como soy y en eso soy excesivo, como en casi todo. No hay termino medio, o me entrego o huyo pero no a medias, así soy, que le voy a hacer.
Y en mi huida te miro a ti, del que tanto disfruté. Y a ti, que otra hora me buscabas y hoy ya no te siento. Y a ti que a pesar de odiarte te admiraba. Y a ti, que sin tú saberlo te observaba. Y a ti, y a ti y a ti también.

7 comentarios:

MAE dijo...

Las despedidas nunca me han gustado aún cuando se eligen voluntariamente, pero si con eso consigues seguir siendo feliz en tu día a día pues adelante.

Tan sólo di un hasta luego, quien sabe .... igual hay que volver a tirar de algo que dejamos aparcado, peor eso si lo importane vivir a tope el presente, el día a día haciendo lo que nos llena y nos gusta en cada momento aunque tengamos que "modificar" algunas costumbre.

¡¡se feliz!! petardillo es lo que cuenta.

Besicos

Xavi Garcia dijo...

Wow...nada te deseo lo mejor en el cambio ...y por lo que veo doloroso...pero esperanzador!

Saludos desde Hong Kong!

"XTB" Xavi.

Mildolores dijo...

A mi no, por favor, que yo no te he hecho nada.
No sufras, no se está mal en estos otros diez.

Nacho Cembellín dijo...

A ver chicos, que es un tanto metafórico. Solamente se que es un momento de transición, nada mas. Pero ni me despido ni digo adios, eso saldrá solo. Hay veces que es menos claro y otras q es más evidente, como ahora. ;-)

Xocas dijo...

Muy interesante lo que escribes. A estas edades es fácil identificarse con ello. ¡Hasta la próxima!

Juankir dijo...

joder con los comentarios, la peña no se entera. Está claro que Nacho habla de su nueva receta de tortilla de patatas. Ignorantes! xD

Shang Yue dijo...

y, aún a pesar de las metáforas, te despides de alguien y cierras una etapa

capas que la cebolla va perdiendo por el camino