martes, 24 de junio de 2008

Iron Man...






Un, dos, tres.... la cuenta atrás empezó hace casi un año. Cuatro, cinco, seis... suma y sigue, no importa el tiempo, las ganas o los problemas cotidianos. Siete, ocho, nueve... Iron Man, Iron Man...
De alguna forma queramos o no esta competición nos tiraniza a los que la corremos y tiraniza a los que nos rodean. Tanto es así que quien más quien menos sufre crisis de pareja, se angustia ante la imposibilidad de no poder entrenar correctamente por el curro y en casos extremos, se escapa de éste o llegan incluso al divorcio o a ultimátum un tanto crueles.

¿Y qué nos lleva a pagar tan alto precio?. Lo pregunto porque yo que he corrido uno ya aún no lo sé. Superación... si, puede... hacer algo por encima de la media... vale, porqué no... simplemente pasión, ilusión, haber visto vídeos épicos que se grabaron a fuego en tu retina... ya lo creo que si... ¿aventura?... personalmente conozco algunas mejores e incluso más duras... ¿¿¿humildad???. Cuando el año pasado terminé, cuando di mi último paso de alguna forma me sentí la persona más débil del planeta. Era tal mi extenuación, que lo único que quería y demandaba era ayuda. Al cruzar aquella meta sentí una mezcla de alivio, alegría y miedo difícil de explicar. De repente sentí como todas las mascaras que a diario te pones desaparecieron, no me importaba nada más que mi debilidad y la necesidad de ser ayudado, por quién fuera, necesitaba a los que me rodeaban y necesitaba a quienes me acompañaron en aquel viaje. Más que nunca necesitaba a quienes me querían de verdad. Me reconforta pensar que este año comparto la carrera con una de las personas que más aprecio y que fuera de ella hay otra que sé que me quiere sin condición ni prejuicio alguno.

En mi último PER, recuerdo el encuentro con el equipo Argentino en mitad de la península de Brunsklin, la península más septentrional del continente americano. Llevábamos dos días perdidos, no teníamos comida y estábamos a punto de utilizar el teléfono satelital para solicitar ayuda. La imagen de aquellos cuatro corredores, el encuentro entre los ocho, fue el reencuentro más emotivo que jamas he tenido. Ellos estaban destrozados, habían perdido los mapas y dos de ellos tenían las plantas de los pies en una ampolla gigante. Nosotros, aunque enteros, estábamos descorazonados pues habíamos perdido la segunda plaza y toda posibilidad de siquiera tocar podium. Sin embargo, aquel reencuentro supuso un valsamo, una alegría al coincidir con un grupo amigo, no estábamos solos, podíamos ayudarnos unos a otros. Seis hombres y dos mujeres lloramos abrazados en medio de un lugar remoto de la tierra mas salvaje, la Patagonia chilena.
Aquel encuentro, aunque nos reconfortó, nos costó caro como equipo. Conscientes de como era su estado físico y unido a la perdida de sus mapas, nos vimos en la obligación moral de acompañarlos a pesar de que su menor ritmo sería consecuencia de nuestra descalificación al no llegar en tiempo al penúltimo punto de control. Después de tanto esfuerzo, de tantas horas, de tantos ríos, de tener las piernas laceradas por las ramas, del frío, de más de 700 km indómitos, de casi tocar la gloria, al final no pudimos finalizar y entrar en meta por 50 km de kayack. Nuestro triunfo fue ayudarles, pero nunca podré olvidar los llantos de desesperación de Rafa cuando nos negaron continuar. No importaba estar descalificados, sólo queríamos acabar, llegar a meta, daba igual que no hubiera nadie esperando, sólo queríamos cruzar aquella puñetera meta y no nos dejaron.


Desde entonces sé que el único premio a cualquier carrera es una delgada linea.

Y ese, creo yo, es el espíritu del Iron Man. No importa el tiempo, el esfuerzo, los improvistos. Lo importante es renacer de nuevo, porque al llegar a meta de alguna forma cambias un poco y nace otra persona.
Y esto le ocurre a todos los que logran cruzar la meta. Todos pasamos por momentos imposibles, todos sufrimos, todos dudamos poder finalizar y todos creemos que el siguiente paso será el último que demos pero en ti puede surgir un pensamiento de superación que te pida un último esfuerzo, un último aliento.










16 comentarios:

edecast dijo...

Que recuerdos!! Y que nervios...

Impresionante el mar de bolsas amarillas, la gente, los kms que nos esperaban... Había un IM por delante. Y lo vencimos...

Este año también, espero ;-)

akela dijo...

Y yo me pregunto ¿por qué cuando leo algún "escrito" tuyo se me ponen los pelos erizados?.

Yo qué no se lo que es entrar en meta en un IM, pero si llegar a meta en un raid (no como ese tuyo, claro), lo que os ocurrió allí debe de ser duro y fustrante pero -desde mi modo de ver la vida- le que os unieráis a ese grupo, dejando todo lo demás de lado, creo que tiene una gran recompensa interior, quizá difícil de asimilar en el momento, pero sinceramente leyéndote ahora dejas ver la calidad como deportista y persona y eso dice mucho, mucho

Es muy difícil tomar una decisión así,pero yo simpre digo lo mismo los sitios y la pruebas siguen estando allí, en cualquier momento se pueden volver a hacer pero las circunstancias y las personas son únicas y esos momentos no vuelven.

Yo recuerdo el año pasado cuando fui al aeropuerto a recibiros después de Roth, y eso que casi ni os conocía de ná, fue uno de los recuerdos mejores que tengo, tanto si se viene con los deberes echos como si no, la alegría lo ocupa todo ¡¡es alucinante!!.

El sábado en la charla que dio Jaime (el güeno) y Matete una de las sensaciones que comentaron cuando llegan a meta en un IM es la sensación de vacio (como en muchos otros casas he oído) pero este vacío era especial.... ¡¡incluso se les hacía corto!! sólo 10h, 12H, 13H 14H .... ya está pero si llevamos seis meses preparando!!! no se me paraeció curiosa esta reflexión, esa no la había oído nunca.

Mucha suerte, muchas ganas, mucha ilusión, muchas fuerza, muchos ánimos, y .... mucho cariño el de lso que allí van y el de los que nos quedamos, ya sabéis que estaremos dandoos esos empujonditos de moral cuando las fuerzas flaqueen

Un besete

Ishtar dijo...

Uuuuy, qué poquito queda ya... ;-))

Y pienso que si yo me pongo nerviosa con un sprint o un olímpico que hago 10 cada temporada, cuán nerviosos estaréis vosotros ante la gran cita del año!.

Llevad muchos rollos de papel higiénico en las maletas jeje

Besicos!

davidiego dijo...

La medalla se la cuelga a uno solo, pero a veces ha habido más gente "entrenando" con esa persona a lo largo del año.

En el blog del vasco, en mayo, busca la entrada de "Gracias".

El premio es acabar, y esa ilusión de hacerlo mejor la próxima vez, o por lo menos, de mantener.

akela dijo...

Pues David estando contigo de acuerdo en el post "gracias", en tu úlñtimo párrafo no mucho.

No siempre el premio es acabar, hay veces que ocurren cosas (entre otras muchas como la que nos cuenta Nacho en Argentina) que no te permiten acabar pero que la satisfacción también es igual o semejante o incluso puede ser mejor depende del momento de cada uno, a esa entrada en meta, eso si siempre queda la esperanda de hacerlo mejor la siguiente vez y que los "astros" -suerte- estén acompañando.

Un abrazo.

Nacho Cembellín dijo...

De eso estoy seguro Enrique, de ti, de Diego, Suso e incluso Jaime... y espero que Alfonso consiga lo que busca aunque no sea lo mismo que nostros... ojala nos lo pasemos la mitad de bien que el ao pasado, ojala todos entendamos cual es el espiritu que hace única esta carrera.

Akela, esto deacuerdo a medias contigo. En Chile era indiscutible ayudar al equipo de Argentina, no podiamos dejar abandonados a su suerte a un grupoo de gente con problemas físicos y sinn mapas. Pero hay que intentar acabar tod aquello que se empieza. No somos profesionales y esto es un hobie de autosuperación y po lo tanto no creo qu emerzca la pena lesionarse por acabar cualquier carrera pero si debemos darlo todo para despues no dudar si pudimos dar más.

Si algo me ha enseñado el deporte, el deporte de larga distancia, es que todo llega y que hay que tener paciencia y esperar que los malos momentos pasen, porque pasan, siempre ocurre que cuando creias que no podías más, aun hay fuerzas para seguir.

Nunca me arrepentiré de lo que hicimos en Chile, pero tampoco olvidaaré a Rafa, al Brother, a mi BROTHER, el llanto de impotencia, de rabia. ÉL había corrido toda la carrera con una herida en la pierna que una semana antes se habia heco al caerse de la moto, venció el dolor... el y yo tuvimos un accidnte con el kayack q casi nos cuesta la vida y una penalización de 24 h... lo superamos y logramos remontar hasta el segundo puesto y por el único error que ometimos de horientación perdimos podium y por ayudar perdimos finaizar despes de seis dias con sus noches de carrera... como no iba a llorar si él sabia q podía y que no era por él.

Yo lo sé y el lo sabe, que un año de estos volveremos para acabar l que no nos dejaron terminar.

akela dijo...

No me he debido explicar muy bien, yo lo que quería decir era precisamente eso, que no hay que pagar cualquier precio por llegar a meta y unas veces viene ses "precio" en nosotros mismos y otras nos viene por "fuera" como fue el caso de Argentina.

Pienso que cuando la cosas se pueden "solucionar" para ambas partes es la opción a tomar ,pero también tengo claro que en una competición donde te estás jugando "tu superación y tu prenio al esfuerzo" se debe sopesar y seguir a meta aunque eso si ya no se haga en el tiempo que se tenía previsto.

Para mi el deporte es superación personal y compañerismo y me es difícil poner primero una cosa u otra. Lo último que pongo en la balanza son las medallas o el puesto en el que quedo, pero desde luego entiendo el llanto de impotencia de ver el trabajo por los suelos de tus "brothers"

Yo en un raiders cometí un gran error, me rompí la rodilla -un accidente conla bici- y a pesar de ello para que mi equipo siguiera enla competición, con muletas me fui a buscar un punto en la prueba nocturna y sabes.... mi "amigas y compañeras" de equipo se perdieron y como veían que tenián que hacer un esfuerzo grande al día siguiente... decidieron tirar la toalla, no porque ellas se perdieran sino porque yo había tenido un accidente y era muy difícil mantener la primera posición con una menos .... a partir de esto mis valores cambiaron y me di cuenta que el compañerismo y la superación personal regirían mi vida. Fue bastante duro para mi y casi me lleva a dejar el deporte no entendí el egoísmo de medalla por encima de otros valores....

Vamos que después del ladrillo estoy contigo, y por supuesto el IM es ante todo superación personal y mejora de resultados si se tercia, es una prueba individual pero no olvides echar una mano si alguien no puede llegar llegarás seguro y con unas mejores sensaciones.

Un besazo.

diego dijo...

a estas alturas yo ya no si ni porque lo hago . sinceramente.
si sirve de algo, dire, que a dia de hoy, estoy hasta los huevos de entrenar, mejor dicho, no de entrenar sino de crearme la obligacion de .
es casi seguro que el año que viene me lo tome de miranda. hare mis bes e intentare disfrutarlo sin la presion que tengo ahora.
esto lo digo sin saber que pasara por mi cabeza cuando cruce la meta. si me paro a pensar lo que rondara mi cabeza al dia siguiente tengo la certeza que sera el estar preocupado en pagar la inscripcion de Roth 2009.
empieza a ser hora de no pensar.

Elisa dijo...

Lo he buscado en internet y, según he visto, el IM08 es el 13 julio.
Como ya hice el año pasado, te enviaré toda la fuerza y ánimo desde aquí. No sé cómo pasó pero te veía sin verte y te me venías a la cabeza a cada rato y te visualizaba nadando, al cabo de un tiempo en bici y pasadas unas horas, corriendo... conecté contigo y tu energía incluso sin querer ;O)

Este año también lo haré lo mismo, pensarte y animarte y me repito, disfrútalo mucho y cuídate, sobretodo.

Un besazo NachoMan, jeje

Nacho Cembellín dijo...

Je, je, je.... eso me decia Antonio en Canada el verano pasado, Nacho, Nacho Man... gracias Elisa, sé que lo harás y yo lo sentiré.

Diego, qué presión???, coño!, ya estás??, pero de qué presión me hablas????. No tienes que demostrar nada a nadie, hagas lo que hagas estará bien... deja de martirizarte y disfruta por una vez en tu vida. No pienses en el día 13, piensa que estas semanas que quedan son de relajación y de buen hacer y con la forma que tienes de disfrute. Manda huevos con las presiones de los cojones.... chulo, me cabreas y así voy a tener que darte dos hostias en Austria.

Furacán dijo...

Que bonito te ha quedado el post!

suerte!

diego dijo...

tocáaame la cola, chulo.

Nacho Cembellín dijo...

Gracias Furacan pero no llega a las apoortaciones de tu blog biológico.

Te has vuelto morucho Chulo????

diego dijo...

al chulo le copian hasta los moruchos... que lo sepppas.

davidiego dijo...

igual que hace todo el mundo en su trabajo acabo de leer tu blog, entero. Son curiosas las pequeñas coincidencias que encuentro en algunas cosas. Viajes, pensamientos, deseos... jo.. somos tan previsibles las personas o somos diferentes y algunos parecidos? alguna vez me soltaré en mi blog y de rienda a cosas políticamente incorrectas, pero no tanto.

Suerte en Austria y que el universo siga conspirando en que consigas lo que piensas.

Nacho Cembellín dijo...

Davidiego, creo que somos más parecidos de lo que a veces deseamos, egocentricamente hablando, pero lo suficintemente distintos como para coincidir más con algunas personas y nada con otras.

Los sicologos, dicen que dependiendo de tu temperamento, educación e inteligencia te sentiras más afin a unas personas que a otros... y lo astrologos miran tu horoscopo para ello je!.

Lo importante es disfrutar, compartir con quienes te quieren entender y dejar vivir tranquilos a quienes no para que con suerte ellos hagan lo mismo contigo...;).

Oye!!!, gracias por leerlo, pero vaya esfuerzo... uf!!!!.