lunes, 7 de marzo de 2011

Tercer día y el tiempo nos atrapa.


La noche fue tormentosa, las pocas fotos que hicimos de la aurora supusieron resistir temperaturas por debajo del 0 que unido a un fuerte viento, suponía que quitarse los guantes para simplemente colocar el trípode suponía un ejercicio de concentración. Sin embargo la mente siempre es más fuerte que el físico y sólo cuando oías como el obturador se cerraba, te percatabas del frío.

Sin embargo la mañana, aunque muy fría, empezó tranquila.





Lamentable fue espejismo. El resto del día  a penas paró de nevar. Por lo que decidimos marchar hacía Finlandia con la idea de conseguir mejor tiempo pues las predicciones indicaban alguna posibilidad.








Y si, más calma hubo pero totalmente nublado. Por lo que las únicas auroras que pudimos ver fue la de los coches y caminos que incomprensiblemente van a toda velocidad por estas carreteras totalmente heladas.


Por cierto, este viaje está siendo motivado por una idea que parte de un amigo, dueño del IceBar Madrid, bar ubicado a 50 metros de Tirso de Molina y que os invito a visitar para experimentar vosotros mismos lo que se siente a estas temperaturas.

3 comentarios:

Es llop verd dijo...

Las fotos son espectaculares, ¿con que càmara y lentes las haces?

Rachel dijo...

Me quedo con la penúltima ,preciosa...

Nacho Cembellín dijo...

Hola Es llop verd. Están hechas con una Nikon D3S y 3 opticas. 17-55; 24-70 y 70-200 todos 2.8. Bien venido.

Era una prueba Raquel.