lunes, 19 de octubre de 2009

Antonio de la Rosa lo consiguió una vez más ;-)


Y yo me lo he perdido, por motivos que no vienen a cuento, no he podido acompañarle en semejante aventura. Me queda como consuelo en que gracias a una pequeña ayuda por mi parte todo le ha resultado un pelín más fácil. Aquí podéis ver toda la aventura, su ruta en seguimiento GPS y con las fotos de un bloguero muy conocido, Miguel, el hermanísimo del Chulo.



Alguno pensará que cómo vive este tío, que efectivamente vive, vaya si vive, pero no se si todo el mundo imaginará lo que cuesta llevar a cabo un proyecto así sin más ayuda que tu iniciativa y tesón. Pero claro, los que conocemos al Cali sabemos que lo improbable es que no consiga lo que se propone.

Espero que os guste y que os moráis de envidia pensando e imaginando lo que ha hecho, visto y sentido durante estos siete magníficos días de octubre.

9 comentarios:

Atalanta dijo...

Joder, compadre, vaya animalada. Este hombre es un bestiajo. Ahora es cuando te empiezas a calentar la cabeza...

inma dijo...

Jodor... VAYA VESTILIDAD.. los tri no somos nadie...

Furacán dijo...

Que pasada! enorme Antonio, enhorabuena!

Isadora dijo...

Diossss!
Qué salvajismo el de este paisano mío!
Y encima solo.

Bueno.. no tan solo... que ahí estaba MigMuRom codo con codo para inmortalizarle.
Oye Miguel... pero... cómo llegabas hasta todos los lugares por los que se movía el Cali?
Por cierto, fotos vivas y expresivas. Molan.
:)

akela-mae dijo...

¡¡¡IMPRESIONANTE, ANTONIO!!! mehe acordado estos días que he estado en Lanzarote y Feurteventura y alli les he hablado a los amiguetes de lo que estaba haciendo Antonio y han alucinado.
Ahora que he visto el reportaje -precioso, como no podía ser menos- (Miguel espero que conteste a A. ¿cómo lohas hecho?)- veo en directo loque ha conseguido y sinceramente es digno de toda ADMIRACIÓN hacía Antonio como deportista y como persona ¡¡BRACO ANTONIO!!!

Besicos

Emilio dijo...

Vaya tela, y yo pensando que el titan era duro......

Nacho Cembellín dijo...

Y no sabeis lo mejor, el segundo día sufrió una caida en la bici al quedarse dormido. Con el paso de los días, el salitre y el roce se le infecto y le dio fiebre por lo que tuvo que ser hospitalizado. Allí le pusieron un antibiotico y le dijeron que lo dejara. No solo no lo dejó sino que continuo.

Emilio, si, a esto me refiero yo con lo que esto del tri no es para tanto y que hay gente que sin hacer ruido hace autenticas proezas.

Perséfone dijo...

Estoy segura de que con todo lo que ha hecho, sentido y vivido y, por supuesto, también gracias a la adversidad, el protagonista de esta historia ha crecido como persona.

Eso sí, impresiona un huevo.

Un abrazo.

miguel a. muñoz romero dijo...

con mucha paciencia,cansancio,mareos ,frio......
vengo de huesca y mañana me piro a polonia cuando regrese ya contare mas o no.je,je